Orientación sexual

La discriminación laboral por orientación sexual está presente en las empresas españolas.

En un país como el nuestro, donde gozamos de derechos y libertades públicas consagrados por la Constitución Española de 1978, aún hoy en día, la diferente orientación sexual está mal vista por mentalidades ancladas en siglos pasados, por un porcentaje de ciudadanos con carencias tanto a nivel formativo como educacional, y por una cada vez más pequeña parte de la sociedad desconocedora del entorno internacional que nos rodea y del que indiscutiblemente formamos parte activa como ciudadanos europeos.

Han pasado casi medio siglo, y las discriminaciones en las empresas por ese motivo continúan.

Nos encontramos, a veces, con despidos derivados de esta discriminación laboral por orientación sexual.

En estos casos, se está produciendo una vulneración de los derechos fundamentales contemplados en nuestra Constitución Española.

Nos dice el artículo 14 de la Constitución Española

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

DESPIDO POR DISCRIMINACIÓN LABORAL POR ORIENTACIÓN SEXUAL

La denuncia de un despido con discriminación laboral por orientación sexual puede dar lugar a:

  • la declaración por el Juzgado de despido nulo, lo que conlleva:
  • abono de todas las nóminas o salarios dejados de percibir
  • y también, la obligación de la empresa de readmitir al trabajador en las mismas condiciones laborales que con anterioridad al despido.
  • Además, en estos casos de vulneración de derechos, la empresa puede ser condenada al pago de una indemnización al trabajador por los perjuicios sufridos.

Por lo tanto, el despido es nulo si viene motivado por causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la Ley.

Además, este despido que conlleva una violación de los derechos y libertades públicas del trabajador.

Es muy importante conocer que el PLAZO para denunciar un despido es de 20 días hábiles.