Carta de despido disciplinario

Si nos entregan una carta de despido disciplinario puede ser que no estemos de acuerdo con los hechos descritos en la misma.

Es posible que no estemos de acuerdo con los hechos que motivan el despido.

Bien porque consideremos que no son ciertos, que están en parte omitidos o sean inexactos.

El despido puede contener enmascarado problemas previos del trabajador, así, mobbing, vulneración de derechos fundamentales.

También podemos considerar que no revisten la suficiente envergadura para motivar un despido.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que contamos con 20 días hábiles para impugnar el despido ante los Tribunales.

Ojo, no podemos olvidar que previo a la presentación de la demanda en el Juzgado hay que plantear una Papeleta de Conciliación Previa ante el SMAC.

La interposición de esta conciliación suspende el plazo de los veinte días hábiles.

 CONTENIDO DE LA CARTA DE DESPIDO DISCIPLINARIO

Es importante conocer que aquello que no esté recogido en la carta no podrá alegarlo en juicio el empresario, y no será objeto de debate.

Por lo tanto, una carta con contenidos genéricos ocasionaría al trabajador indefensión. Esto es así, porque no le permite conocer los motivos exactos por los que es despedido.

Por ello, en este caso, el despido sería declarado improcedente por el Juzgado en caso de ser denunciado el mismo.

También constituyen motivo de declaración de improcedencia, si el trabajador es despedido sin recibir carta de despido.