cámaras en el trabajo

¿Son legales las cámaras en el trabajo?, ¿puede expiarme mi jefe con las videocámaras?, ¿pueden poner cámaras ocultas en el trabajo?,

¿puedo exigir a mi jefe que retire las cámaras de mi puesto de trabajo?,

Cuando trabajamos supervisados por las cámaras de vídeo, nos llegan a la mente preguntas sobre su uso.

LA JURISPRUDENCIA Y LAS CÁMARAS EN EL TRABAJO

Fue en el año 2016, cuando una Sentencia del Tribunal Supremo, irrumpía de forma novedosa en los derechos laborales.

Esta Sentencia de nuestro Tribunal, permitía el uso de video cámaras en el puesto de trabajo.

Concretamente, admitió como prueba para declarar procedente el despido disciplinario, las grabaciones realizadas por las cámaras en el centro de trabajo.

Es más, tan sólo exigía que las cámaras tuvieran la señalización oportuna de su ubicación, los carteles.

El Tribunal consideró procedente un despido en el que se habían probado sustracciones de efectivo de la caja del negocio, por medio de las grabaciones de las cámaras de seguridad.

A partir de aquí, quedó abierta la posibilidad de estas pruebas. Eso sí, con la obligación de informar a los trabajadores sobre la existencia de las cámaras.

Posteriormente, llegaron las matizaciones a la utilización de este sistema de vigilancia. Así, la  Sentencia del Tribunal Supremo de 2 de Febrero de 2017,  por otra parte abre la puerta al uso de cámaras para:

  • comprobar indicios o sospechas razonables,
  • comprobar la comisión de una falta muy grave,

y posibilitando el uso de estas cámaras, en estos supuestos, sin el conocimiento previo del trabajador.

Y llagamos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en el caso de CASO DE LÓPEZ RIBALDA Y OTROS CONTRA ESPAÑA, dicta Sentencia el 9 de enero de 2018, que viene a poner coto a dicha prueba, y así:

  • viene a exigir que la medida de las cámaras además de ser oportuna, ha de ser proporcional.
  • retoma la obligación de informar al trabajador de la existencia de las cámaras, sean éstas visibles o estén ocultas.
  • así, considera que, aunque las cámaras fueran públicas y estuvieran visibles, ha de informarse al trabajador de la ubicación de las mismas, de manera fehaciente.
  • incide, asimismo, en la proporcionalidad de la medida, en el sentido de un uso limitado en el tiempo, no prolongándose durante la totalidad de la jornada de trabajo.

Muchos de los despidos que se producen tienen como causa estas grabaciones.

En la reclamación por despidos hay que estudiar las posibles diferencias salariales.